Nota de agradecimiento de Carla

Después de vencer su miedo y denunciar, después de no recibir respuestas favorables de las organizaciones a las que se acerco pidiendo ayuda, Clara fue detenida, la esperanza de que el terror que había vivido desapareciera comenzaba a desvanecerse pues ahora era un terror diferente, el estar en la cárcel.

Luego la ayuda por fin llegó y empezó una lucha por la Inocencia a Clara, el día 28 de mayo del 2013 se inicio una nueva parte de esa lucha,  la campaña de difusión de su caso a través de los medios electrónicos, teniendo como punto clave la firma de la petición en la plataforma de peticiones change.org que se lee desde esta liga. Carla se enteró de este apoyo que está recibiendo y tiene esperanza otra vez.

Ella desde donde está les escribió a todos y todas las que han ayudado, firmando, retuiteando, compartiendo, etc. con las siguientes lineas.

Clara agradece a todos los que han apoyado en la difusión de su caso.

Clara agradece a todos los que han apoyado en la difusión de su caso.

Anuncios

¿QUIÉN ES CLARA TAPIA HERRERA?

CLARA TAPIA HERRERA nació el 12 de agosto de 1968, en Chiautla de Tapia Puebla. Desarrollada en condiciones económicas precarias, Clara fue la novena hija de 9º lugar de una familia de 11 hijos.

Como muchas mujeres, Clara aprendió a vivir con agresiones desde su esfera familiar desde los 4 años: ella sufrió abuso sexual y violación ininterrumpida de parte de un familiar muy cercano por tres años consecutivos. Al comenzar a ir a la primaria, Clara comentó que sufrió abusos sexuales de parte de uno de sus profesores en la escuela primaria, por varios años. Posteriormente, Clara sufría abuso sexual por parte de un amigo de la familia. Clara nunca recibió atención de ningún tipo ante este tipo de agresiones, y continuó su desarrollo personal. (Véase “síndrome del maltrato” http://www.psiquiatrialdia.com/eWebs/GetDocumento.do?doc=224030&accion=acc_listar)

A la niña Clara la recuerdan como una niña que se alejaba de la gente, muy reservada, solitaria, con dificultades para socializar, sin amigas. Una niña poco expresiva, pues no reía, no salía, no jugaba, siempre estaba encerrada en la casa. Durante su adolescencia, Clara comenzó a ser muy tímida, no asistía a eventos juveniles.

Clara es una mujer inteligente, académicamente siempre dio muy buenos resultados, concluyó estudios de primaria con promedio de 9.4 en 1980-81, de secundaria en 1984 con promedio de 8.9. Estudió un año la carrera técnica de secretariado bilingüe obteniendo calificaciones altas calificaciones. Finalmente, Clara logró ingresar a la Escuela Militar de Enfermeras, a pesar de ser una alumna de excelencia, Clara fue expulsada tres meses antes de concluir su licenciatura, “por haber defraudado a la patria” al embarazarse de su primogénita. Comenzó a conocer otra clase de violencia: la institucional desde la discriminación por su condición de género. El padre logró graduarse, y omitir su responsabilidad en la paternidad.

A pesar de su inteligencia, Clara pensaba que vivir violencia era algo “natural”, claramente aprendió vivir con ello. A la edad de 21 años, Clara tuvo a su primogénita el 18 de noviembre de 1989

En 1991, Clara intentó formar una familia y contrajo matrimonio con el padre de su segunda y tercer hijo. Nuevamente Clara comienza a vivir una situación de violencia doméstica, durante 13 años Claa sufrió violencia física, psicológica, sexual, y económica, ella y sus hijos refieren que su cónyuge la arrastraba por los cabellos en el piso, la golpeaba con el puño, le propinaba patadas, todo el tiempo vociferando insultos degradantes, llegó a golpearle la cabeza con la llave del gas, amenazarla de golpearla con martillo y más durante esos 13 años, siendo Clara el sostén económico de la familia.

Después de varias dificultades, Clara consiguió trabajo en la Secretaría de Educación Pública como conserje en la Escuela Primria “Manuel C. Tello”, ubicada en calle Trinidad número 43, col. San Lorenzo Xicotencátl, c.p.09130 en Iztapalapa. Poco tiempo después, su exconyuge abandona a la familia y migra hacia Estados Unidos.

Para Clara, la prioridad siempre fue el desarrollo académico de sus hijas e hijo, la mayor deseaba ser bióloga, su segunda hija deseaba ser maestra y el más pequeño deseaba ser ingeniero del metro. Como parte del proyecto de vida de Clara, creó un fondo de ahorro para poder comprar una casa y dar a sus hijos una mejor calidad de vida, el fondo de ahorro que había llegado a juntar fue de 80 mil pesos hasta el 2004. Pero entonces el dinero ya no alcanzaba y decide buscar otro empleo en las tardes.
Clara consigue un empleo complementario como empleada de limpieza en una tienda de exhibición de muebles. Ahí conoció a Jorge A. Iniestra Salas, quien trabajaba como guardia de seguridad privada. Jorge Antonio comenzó a cortejarla, él le dijo que era egresado de una universidad pública, de una familia acomodada y que trabajaba por hobby. Clara refiere que se sintió impresionada con la conversación de Jorge Antonio respecto a libros, películas y viajes. Finalmente, él se ganó la confianza de Clara, ella le contó a él su vida llena de violencia e inseguridad, entonces comenzó el infierno para Clara y sus hijas e hijo.